• Bárbara Zorrilla Pantoja

Como elogiar a nuestr@s hij@s para promover su autoestima



Generalmente, tod@s l@s niñ@s buscan la aprobación de sus figuras de apego, las personas más significativas para ell@s. Por ejemplo, cuando les elogiamos por atarse los zapatos sol@s, o recoger sus juguetes, obtienen el mensaje de que eso está bien y que su conducta es aceptable. Pero el lenguaje de la autoestima hace mucho más que comunicar la aprobación, aprenden a reconocer que lo que hacen tiene un valor importante y a sentirse orgullos@s, aprenden a elogiarse a si mism@s, desarrollando su sentimiento de autoeficacia al valorar sus propios esfuerzos y capacidades.

Si queremos halagar a nuestr@s hij@s a la vez que potenciamos su autoestima, podemos seguir estas recomendaciones:

  • Hacer una descripción de la conducta: cuando un/a niñ@ emite un comportamiento, éste debe ser interpretado sin entrar a juzgar su personalidad. Es importante distinguir entre la valía personal y la conducta. Muchas veces caemos en el error de etiquetarl@s (“este niño es muy malo”, “esta niña es hiperactiva, no puedo con ella”). L@s niñ@s no son mal@s aunque a lo largo del día se comporten mal, tampoco son buen@s porque hagan cosas para serlo (como compartir sus juguetes). Lo que es apropiado o no, es el comportamiento determinado, no ell@s en su totalidad como personas. Describir las conductas tal y como son (lo que hemos visto y oído de lo sucedido) nos ayudará a actuar sobre los problemas de manera objetiva y dando una solución rápida sin infravalorarles y sin etiquetarl@s.

  • Cuidar nuestra reacción ante su conducta. A l@s niñ@s les resulta más fácil moverse en el mundo, predecir lo que va a ocurrir si hacen esto o lo otro, cuándo saben que las personas de su entorno van a reaccionar de una manera determinada. De ahí, la importancia de ser coherentes y de hacerles entender los motivos por los que queremos que haga una determinada cosa o porqué hemos reaccionado de una manera ante un comportamiento que haya realizado.

  • Reconocer sus sentimientos.. El lenguaje de la autoestima valida la experiencia de nuestr@s hij@s, que pueden sentirse de “cualquier modo” aunque no les dejemos comportarse de cualquier forma. Por ejemplo, pueden experimentar sentimientos negativos, como la rabia o la frustración, lo que resulta totalmente aceptable, para que ell@s aprendan a aceptar que es normal sentir este tipo de emociones. Ahora bien, ese sentimiento no justifica que se ponga a dar patadas a las cosas, eso es inaceptable. Acepto el sentimiento, no el comportamiento, son dos cosas diferentes.

Vamos a ver un ejemplo de cómo elogiar teniendo en cuenta los tres componentes explicados:

Marta hace un dibujo en la escuela y llega a casa emocionada a enseñárselo a su padre.

Padre: ¡has hecho un dibujo¡ ¡qué bien¡

Pero Marta no sabe que es lo que realmente le gusta de su dibujo, y, como consecuencia, no puede decirse a sí misma que es lo mejor de su pintura.

Si usamos el lenguaje de la autoestima:

Padre: ¡Has hecho un gran dibujo ¡veo una casa enorme con una señora vestida de verde y un bonito jardín (descripción), me encantan los colores de las flores y las tejas coloreadas (reacción). Te debe de haber costado mucho trabajo hacerlo tan bien y sin salirte (reconocimiento).

Si somos generos@s y sincer@s con el elogio, les ayudaremos a verse de una forma más positiva. Esto no quiere decir que caigamos en el elogio excesivo (que puede incomodarles y confundirles sobre cuándo hacen algo bien) o ambivalente, recordando los fracasos que ha tenido con anterioridad (“Te has tomado el desayuno sólo, ya era hora, que todos los días nos dan las uvas”).

#autoestima #educacion

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

GUÍA PRÁCTICA DE LA TELEPSICOLOGÍA

El Colegio Ofical de la Psicología de Madrid ha editado la Guía para la Intervención Telepsicológica, bajo la coordinación de Marta de la Torre y Rebeca Pardo del Centro de Psicología Aplicada de la